Escritos Circulares

Prensa Independiente. Difundir Es La Tarea

Música Independiente

Diferentes artistas independientes de Chile, Argentina, Colombia, México, Venezuela, Perú, España, Ecuador, Brasil y Uruguay.

Literatura

En nuestra sección 'Literatura' encontrarás no sólo a los mejores autores clásicos sino también a los escritores amateurs.

Cine

Reseñas de películas y cortometrajes en nuestra sección dedicada al cine.

Recomendado del viernes

Todos los viernes te recomendamos un disco, un libro o una película para que disfrutes el fin de semana.

martes, 30 de agosto de 2011

'El joven revolucionaurio, a dicho basta por fin'

Este post va dedicado a los estudiantes chilenos que están pidiendo por una reforma en la educación.


Sólo el 25% del sistema educativo es financiado por el Estado, mientras que los estudiantes aportan el otro 75%. Este sistema fue originado durante la dictadura de Augusto Pinochet a lo largo de los años 80’ finalizando con la promulgación de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) tres días antes de entregar el poder. Esta ley dejó al Estado en un rol regulador, delegando gran parte de la enseñanza al sector privado. Tras la movilización de 2006, conocida como la "Revolución pingüina", la LOCE fue reemplazada en 2009 por la Ley General de Educación, que no trajo cambios significativos a la ley anterior.(Wikipedia)


‘Yo evito hablar de mi condición personal, creo que hoy día no es relevante, principalmente porque yo estoy aquí para representar, ya que así lo han decidido mis compañeros y mi federación, una idea política, para representar una proyección que hemos elaborado en conjunto, y que hoy toma más fuerza que nunca’ Camila Vallejo


Camila Vallejo, militante de las Juventudes Comunistas de Chile y la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile(FECh),es uno de los rostros más visibles en la lucha estudiantil y quien representa a los estudiantes en dichas marchas. Uno de los exabruptos más conocidos es el de la secretaria del Consejo del Libro y la Lectura, Tatiana Acuña,  quien se dirigió a Camila Vallejo diciendo que ‘Se mata a la perra y se acaba la leva...’ (Frase que había sido utilizada por Augusto Pinochet durante el golpe de Estado en referencia al presidente Salvador Allende). Finalmente fue separada de su cargo y pidió disculpas públicamente.

 ¿Qué están reclamando en Chile?

Camila Vallejos: ‘Nosotros hemos iniciado un proceso de movilización, que si bien este año ha tomado más revuelo, hace varios años que como movimiento estudiantil universitario y movimiento estudiantil secundario hemos estado firmes denunciando a los distintos gobiernos que han pasado, que han gobernado nuestro país durante los últimos treinta años.
Hoy en día en Chile existe un modelo económico, que genera que no solamente la educación, sino que también otros derechos básicos del ser humano, sean puestos en manos, sencillamente, del mercado. Nosotros lo que hemos denunciado hoy día, es que el modelo de educación de este país ha seguido, se ha profundizado, que se ha materializado en un modelo que no satisface al pueblo chileno sobre todo porque es un modelo discriminador, es un modelo que segrega a los estudiantes más pobres, es un modelo que no permite la equidad, y mucho menos la calidad de la educación. Es por eso que hemos planteado la necesidad de poder generar una gran reforma, no solamente de la educación superior, sino de la educación básica y media también. Esto lo hemos planteado en conjunto con diferentes actores sociales, los estudiantes secundarios, los colegios de preceptores, hemos tenido y recibido el apoyo de la CUT, la Central Unitaria de Trabajadores, y así también de una infinidad de actores sociales que hoy día son parte de nuestro país. En conjunto hemos levantado y enarbolado las banderas de lucha, encarando a un gobierno de derecha, que no solo va a profundizar este modelo privatizador de la educación, sino que también su proyecto político tiene relación con poder consolidar de una vez por todas la privatización absoluta del sistema. Hoy día las universidades públicas y los colegios públicos carecen de recursos, y el autofinanciamiento de las universidades ya es insostenible. Somos los estudiantes, son nuestras familias las que han tenido que asumir el costo de nuestra educación. Los estudiantes chilenos somos estudiantes endeudados, y eso no responde al modelo de calidad que se ha venido instrumentando, que carece bastante de aquello.’(Diario El Sol, 16 de agosto 2011)

Las protestas estudiantiles han influido en la imagen del presidente Sebastián Piñera, cuya popularidad llegó a un mínimo histórico  del 26% en julio, y además, causaron el cambio del anterior ministro de Educación, Joaquín Lavín.






Cancíon de Victor Jara 'Los estudiantes'


Los estudiantes chilenos, y latino americanos,
se tomaron de las manos, marcan un dirun dirun din
En este hermoso jardín, a momios y dinosaurios
el joven revolucionaurio, a dicho basta por fin.

Que viene el guanaco, y detrás los pacos
la bomba adelante, la paralizante
también la bergante y la hilarante
hay que son cargantes, estos vigilantes
el joven secundario, y el universitario
con el proletario, quieren revolución.

En la universidad, se lucha por la reforma
para poner en la horma al beato y al nacional.
Somos los reformistas los revolucionarios
los anti-imperialistas de la universidad

Que viene el guanaco, y detrás los pacos
la bomba adelante, la paralizante
también la bergante y la hilarante
hay que son cargantes, estos vigilantes
el joven secundario, y el universitario
con el proletario, quieren revolución. 





Escrito por @AnImaginaryBoy


lunes, 29 de agosto de 2011

After the rain II...

And I really believed that this time was forever,

And I thought you’d give me your reasons why,

And I thought there would be a last kiss,

And I thought you were the perfect way to blur my loneliness,

And I thought you’d be the one…

And I remember how close we used to be together

but I forgot that you never said you would stay forever,

a trick of my mind, I guess…

It seems time was ephemeral and so was your love for me...

the ugly truth was finally lurking in the shadows.

Now, meaningless songs about love are in the air…

and I don’t care…


or at least, I'm pretending that...


Written by @AnImaginaryBoy

jueves, 25 de agosto de 2011

I want to tell you...

...that Martin Scorsese’s documentary “George Harrison: Living in the Material World” will debut on HBO in two parts on October 5 and 6. ‘The quiet beatle’(1941-2001) wrote such hits as “Here Comes the Sun,” “Something”, "All things must pass" and “While My Guitar Gently Weeps”.
‘I had no ambition when I was a kid other than to play guitar and get in a rock 'n' roll band. I don't really like to be the guy in the white suit at the front. Like in the Beatles, I was the one who kept quiet at the back and let the other egos be at the front’(Harrison) 
It is said that he was often overshadowed by John Lennon and Paul McCartney. Though, he introduced the Beatles to Indian culture, sitar music, improved the beatles’sound and worked with important artists like Bob Dylan in the Traveling Wilburys. Also he invited Billy Preston and Eric Clapton to take part during the recording of the 'White Album'. He had a great affinity towards India. In 1966, he traveled to India to study how to play the sitar with Pandit Ravi Shankar. In search of social and personal liberation, he met Maharishi Mahesh Yogi, which helped him to give up LSD and take up meditation. 


In the summer of 1969, the Beatles produced the single “Hare Krishna Mantra”, performed by Harrison and the devotees of the Radha-Krishna Temple. Harrison’s albums The Hare Krishna Mantra, My Sweet Lord, All Things Must Pass, Living in the Material World and Chants of India were all influenced to a great extent by the Hare Krishna philosophy.[1]
As a human being, Harrison is an influence for many people. He organised a charity concert, The Concert for Bangladesh, on 1 August 1971 in order to raise money to aid the starving refugees during the Bangladesh Liberation War[2]
He was married twice, to model Pattie Boyd from 1966 to 1974 and for 23 years to record company secretary Olivia Trinidad Arias, with whom he had one son, Dhani Harrison[3]. In 2001 he left us but his music and philosophy is still with us. Harrison wished that his earthly body be cremated and the ashes immersed in the Ganges, near the holy Indian city of Varanasi.




[1] Taken from Wikipedia. 
[2] Taken from Wikipedia. 

[3] Taken from Wikipedia. 


'I wanted to be successful, not famous'
                                                         George Harrison

martes, 23 de agosto de 2011

Uno con setenta y cinco

Cincuenta minutos. Es lo que dura mi viaje en un día de rutina normal. Es el espacio/tiempo que uso para pensar, mirar y analizar las cosas. Ya he hecho una breve descripción de lo que significa realizar por inercia el mismo recorrido en colectivo en una de las historias publicadas aquí. Pero ahora ahondaré más en el tema.
El colectivo. Cuántas historias guardará y cuántos secretos esconderá. Alguna conversación ajena que ingresa intrusamente en nuestros oídos y muchas veces no podemos evitar reírnos de lo que escuchamos. Lo mas curioso es viajar a las 6 Am. Ver a los pasajeros sonámbulos inmersos en el sueño profundo, darse cuenta de que todo es silencio, que sólo se escucha el motor del bus. Algunos, están en su burbuja concentrados escuchando su 'música' y, al preguntarles si bajarán en la próxima estación, te miran como si uno estuviese hablando en un dialecto extraño. 
Luego, observar por la ventana el mismo paisaje monótono de la ciudad…sin prestarle atención, se nos vienen imágenes de lo que hemos hecho durante el día(o en alguna etapa de nuestras vidas), hacemos algún racconto de la semana… es donde armamos planes, proyectos, planificamos el día y quizás mucho más, hasta que llegamos a destino… y hacemos todo lo contrario a lo que hemos pensado durante aquel viaje.


domingo, 21 de agosto de 2011

Distancia

Un poco inspirado por la novela 'De amor y de sombra' compuse este tema dedicado a los que se han exiliado...

Distancia 
     
Susurraba el viento tan fuerte
y escuchabas coplas de un sueño
transformándose en lo que no quieres.

Tan inmóvil estabas                         
el horizonte que se alejaba
Las estrellas guiándote
ciegas piden su propia luz.

El valle va cobrando su forma
Tú solo corres sin detenerte
sólo pides algo de libertad
Te desencadenas de tus sombras…





Escrito por @AnImaginaryBoy

Capítulo IX: Tan cerca

La primavera comenzaba a dar sus primeros signos. Mecha ya no era la misma de antes, había tolerado y pasado por muchas situaciones. El clima en su familia y lo que había sucedido con Irene y Hernán la habían transformado como persona. Ya no soportaba más nada, estaba en una actitud de egoísmo, en preocuparse sólo en su bienestar y tranquilidad espiritual. Desconfiaba de todo y sólo se juntaba con aquellas personas en que aún tenía esperanza de ver algo positivo. Despreciaba todo aquello que lo rodeaba, su nihilismo extendía sus fronteras, entre ellas al amor.

Fue un martes que decidió preparar su bolso y huir. Había pensado en ir junto a Alejandro y Martín a Entre Ríos. Allí se juntarían con unos conocidos y rumbearían hacia al Norte. Ya había preparado la carta de despedida que la dejaría pegada en la heladera. No quería despedirse, cuán más rápido fuera, mejor. Esperaría a sus amigos en aquella plaza en la cual unos meses antes solía encontrarse con Hernán.
Y allí estaba. Ella, su bolso y sus ansias por huir esperando a sus amigos. Como lo había premeditado, allí yo también la vi. Me acerqué y me senté al lado de ella.
‘Mercedes’ le dije.
‘¿Cómo sabés mi nombre? Pará... ¿Vos sos el que escribía en la…?’
‘¿Costanera? Sí…Soy Claudio. Me dedico a escribir y aunque suene raro…vos sos la protagonista de mi próxima historia…’ le dije
‘¿Cómo?
‘Desde un principio me pareciste interesante, por azar te encontré, luego te busque por toda la ciudad y cuando te vi pasar no lo dudé un segundo. Así que te seguí, y empezaste a dar forma a mi historia, nunca te diste cuenta’ 
‘¿Mmme seguiste?
‘Sí…a los lugares que no podía entrar le preguntaba a Irene por los detalles’
‘¿Irene? ¿Cómo? ¿Ella sabía? ¿Por qué no me dijo nada?’
‘No te dijo nada porque yo sabía un secreto de ella. Era un trato. Yo no decía nada a cambio de información tuya. Luego de la pelea se comenzó a complicar, tenía que buscar otro recurso para enterarme de cosas tuyas…’
‘No lo puedo creer… ¿Cuán lejos llegaste a espiarme?’
‘Jamás invadí tu privacidad hasta tal extremo’
‘Menos mal, me siento más tranquila’ dijo con ironía
‘’Mecha...’
‘Decime Mercedes’
‘Bueno, Mercedes… A medida que te iba conociendo, me fuiste atrayendo más, cuando te robaron…no fue Hernán sino yo quien llamó…Él te mintió, jamás me mencionó pero fui yo quien estuvo a tu lado mientras esperábamos la ambulancia. En el bar, si supieras la alegría que me dio cuando te diste cuenta que él te usaba…En la costanera, cuando me mirabas, pensaba en decirte esto pero no me pareció el momento adecuado…por eso comencé a enviarte cartas…Lo último que me enteré es que te vas al Norte, por eso que decidí actuar ahora…Mercedes, pensalo bien, escribamos esta historia juntos, dame una oportunidad’
‘Es…muy…confuso…todo. Me perseguiste…me siento intimidada…Necesito pensar, me da vueltas la cabeza’
Justo en ese momento llegaron sus amigos. La dejé ir. Tenía la esperanza que considerara su decisión de huir. Si fuera así, sabría cómo encontrarla…pero me equivoqué. Tomé los mismos caminos, los mismos lugares que ella solía frecuentar. Pero nada. Me encantaría decirles cómo siguió su vida y más aún que fue junto a mí, pero la verdad es que la perdí. Dejó un vacío en mi historia y, aún peor, en mí mismo. Mientras tanto, yo sigo buscando a mi próxima protagonista… 




Fin 

Escrito por @AnImaginaryBoy

sábado, 20 de agosto de 2011

Capítulo VIII: Un giro inesperado

Tocó el timbre pero nadie contestó. Se quedó allí un largo rato y viendo que nadie iba a llegar, dejó una nota ‘Pasé por tu casa, tengo novedades, llamame, Mecha’. A la noche llamó pero nadie le contestó. Así pasaron unas semanas sin saber nada de ella. Estaba preocupada ‘¿Qué le habrá pasado?’ se preguntaba. No tardaría en tener una respuesta. Tras varios días las noticias llegaron. Lunes por la mañana sonó el teléfono. Atendió. Era Irene. ‘Hola Mecha, Soy Irene, perdoname que estuve muy ocupada con unos líos, venite a casa ahora si querés’. Ni lo dudó, se puso un abrigo y fue para allá.
‘Mecha’
'Irene, me preocupaste, ¿Qué anduvo pasando?'
‘Nada, mi ánimo no era el mejor y decidí alejarme un poco, me pasaron muchas cosas y necesitaba ponerme a pensar tranquila, no sé, es raro, como mirar las cosas desde afuera y analizar las cosas’
‘Pero nena, sabés que estoy, no es bueno hacer eso, pero bueno ya está, supongo que andás mejor’
‘Si si’
‘Tengo novedades’
‘Yo también’
‘Bueno, escuchame, ¿Te acordás que había ido aquella vez con Hernán al bar?
‘Sí, sobre eso quer...’
‘Bueno’ la interrumpió ‘¡Resulta que el flaco quería salir con vos!¿ Podés creer que me anduvo usando para sacarme información de vos?
‘Emmm escuchame Mecha’
‘Sí ¿Qué pasa?
‘Estemmm, bueno, sobre eso, lo sabía’
‘¿Cómo que sabías?’
‘Sí, lo sabía…hace dos semanas que andamos saliendo, no sabía cómo contártelo, Hernán me encontró y me dijo lo que había pasado, y sinceramente, a mí también me gustaba…perdón, no sabía com..’
‘Sos una…’ Y la frase terminó con un puñetazo. ‘Eh, pará loca’ Golpes, gritos…se agarraron de los pelos. Por suerte, llegó su hermano a separarlas. ‘Andá, salí ya de nuestra casa, no vuelvas más’ le dijo él. Murmurando e insultando a más no poder, Mecha se fue. No lo podía creer. Traicionada por quien consideraba su mejor amiga. Las cosas no podrían estar peor.
Encendió un cigarrillo como era habitual en ella. Le temblaban las manos, respiraba agitada. Al llegar a su casa se encerró en su habitación. Lloró hasta quedarse dormida.
Se despertó más tarde de lo habitual. Estaba llegando tarde a su clase en la facultad. Quería ir para al menos distraerse con algo. Al llegar a la puerta, había un sobre. ‘Para Mecha’ decía. Lo abrió y apareció la misma letra de la anterior carta pero esta vez el mensaje era ‘Mecha, quiero que escribamos y podamos terminar esta historia vos y yo juntos’. Aunque esta vez aparecía una firma ‘C.G.’. La intriga se apoderaba de  Mecha. No sabía si sentir curiosidad o miedo…

(Continuará)

Escrito por @AnImaginaryBoy

viernes, 19 de agosto de 2011

Capítulo VII: Ahora después...

Encendió un cigarro y se puso a caminar sin destino alguno. Su cabeza daba vueltas, sentía rabia pero no sabía si por él o por ella misma. ‘¿Qué hago ahora? Ya fue, no pasa nada, lo borro de mi vida, no vale la pena’; ‘Encima por Irene, ¡Justo Irene!, qué suerte tengo de interesarme por alguien que gusta de mi mejor amiga’ En su soliloquio permanente lo único que encontraba eran dudas y nerviosismo. Tenía un nudo en la garganta, tantas cosas por decir…

No sabía a dónde ir. Se tomó el primer colectivo que vio y bajaría en la terminal. Era una noche hermosa en Buenos Aires, a pesar de los hechos y las desventuras por las cuales Mercedes había pasado. En el asiento opuesto a ella, una pareja se sentaba y se hacían promesas de amor a la luz de la luna. Susurraban sueños y frases ajenas que fueron alguna vez pronunciadas por muchas generaciones anteriores. ‘Me dan asco, ojalá terminen mal’ pensaba con cierto rencor. Para sentirse aún más paranoica, de fondo se escuchaba una canción que repetía con cierto aire de superación ‘No tengo razones para sufrir, tampoco alguien a quien amar’. ’La historia de mi vida’ pensaba.
  A medida que avanzaban, el colectivo iba quedando vacío hasta que quedaron sólo ella y un muchacho.
‘Acá termina’ dijo el chofer.
‘¿En dónde estamos?’
‘En la Costanera’ le respondió el joven.
Caminó por la Costanera y se sentó mirando al río. Era empezar a escribir aquel presente en pretérito imperfecto. Se quedó unos cuantos minutos mirando a la nada. A unos metros se encontraba un hombre canoso con su caña de pescar. En su propio mundo. Miró hacia un costado y vio a un joven muy parecido al que se encontraba en el colectivo. Escribía sin parar. Se lo veía muy concentrado. De repente, dejó de escribir y la miró. Intercambiaron miradas, lo encontraba enigmático ‘¿Qué estaría escribiendo?’ pensó Mercedes. Luego, se levantó y se fue con su borrador, como si hubiese visto un fantasma. Se quedó pensando en aquel muchacho hasta que luego volvió a su realidad con Hernán. Se quedó allí unas horas. Luego, se dio vuelta y encontró una carta a su lado. ‘Para Mercedes’ figuraba en el sobre. ‘¡Qué raro!’ Pensó. Abrió y en ella decía ‘Mecha quiero que empecemos a escribir esta historia juntos’. ¿Habrá sido aquel chico que escribía hace unos instantes? ¿Sería Hernán que le jugaba una broma? No podía descifrar quién había sido. Le preguntó al hombre que se encontraba pescando pero negó haber visto alguna persona en los alrededores. Sólo ellos dos se encontraban en la vera del río.
El sol comenzaba a tomar forma y las luces de la ciudad poco a poco se iban apagando. Se quedó un rato hasta que pensó en ir a la casa de Irene a contar lo que había sucedido. Sin dudas, quería ver cuál sería la reacción de su amiga…

(Continuará)

Escrito por @AnImaginaryBoy

jueves, 18 de agosto de 2011

Capítulo VI: Conceptos

Entraron al bar, pidieron una pizza y fueron hacia la mesa más cercana a la puerta. ‘Como si quisieras huir’ pensaba Mercedes. La música de fondo era tenue, la cantante susurraba ‘One is the loneliest number, much much worse than two’.’¿Me estará hablando a mí?’ Se preguntaba Mecha. A veces tenía la paranoia de que las canciones le hablaban, como si fueran mensajes ocultos, o que el destino se divertía con ella poniendo letras que la hicieran sentir identificada.
Era una hermosa noche en Buenos Aires, la luna llena iluminaba aquellos espacios vacíos y Hernán rompía el silencio.
‘¿Y Mecha? ¿Cómo te preparás para los finales?’
‘Ahí ando, no tengo muchas ganas, tengo que encontrar el ambiente para estudiar’
‘¿Mucho lío?’
‘Mmm no, lo mismo de siempre, algunas peleas de mis viejos, mi hermana insoportable que se quiere ir con el novio al sur…cosas’
‘Uh, sabés que cualquier cosa que necesites estoy…’
‘Sí, lo sé. Confío mucho en vos’
‘Me alegra escuchar eso’
Sentía que el momento para decirle la verdad se estaba acercando, solo faltaba ese empujón final para animarse, esa cuota de coraje que tanto esperaba.
‘Yo también tengo un par de líos… pero en la facultad. Nos desvalijaron el cuarto que teníamos todos los papeles y carteles del Partido, nos destrozaron todo’
‘Uh’
‘Y ahora mi vieja anda medio paranoica, que deje de militar me dice, pero ni ahí, al contrario, tengo más ganas de seguir’
‘Cuidate, es complicado ese ambiente a veces’
‘No, ya sabemos más o menos quiénes serían’
‘Mmm, ¿Y en las otras cosas cómo andás?
‘Bien, un poco distraído, un poco desconcentrado, pensando en otras cosas que me hacen volar y tener la cabeza en otro lado’
‘¿Enamorado?’
‘Emmmm más o menos’
‘¿Quién es la afortunada?’
‘Mecha, te tengo que decir algo’
‘Yo también’ dijo ella con cierto nerviosismo
‘Bueno, vos primero entonces’
‘No, vos’
Las ilusiones crecían aún más. Su corazón latía a más no poder. Este podía ser el momento que tanto esperaba.
‘Bueno, Mecha’ dijo Hernán ‘vos tenés una amiga, flaca, pelo castaño, ojos verdes…Irma, Irina…no recuerdo el nombre…’
Barranca abajo se sentía con esa proposición. Quería ocultar su impotencia e intentaba seguir el hilo de la conversación.
‘Irene, ¿De dónde la conoces?’ dijo seriamente.
‘Un día que te fui a buscar a la facultad, estabas con ella y nos dejaste solos porque le tenías que pedir algo al ayudante de cátedra, y nos quedamos conversando, no sé si recordás’
‘Ah, sí, hace bastante eso… ¿A qué viene todo esto?’
 Ya la paciencia estaba por llegar a un fin. No sabía cómo reaccionaría. Sus movimientos y el tono de su voz eran ajenos a ella.
‘Bueno, no sé…es simpática’
‘Se’ dijo desganada.
No le gustaba el tono de la conversación, algo la hacía pensar que las cosas no iban a salir bien.
‘No sé, algún día la podrías invitar, digo bah’
‘No entiendo, ¿A qué viene el interés?’ preguntó, temiendo lo peor
‘No sé, ver qué onda, son muy amigas, quizás..emm me la podrías presentar’ remató Hernán.
¿Sabés qué? Sos un cara dura, un pendejo sos, eso... un pendejo, madurá, no soy mensajera de nadie’ le gritó.
‘P...p...Pero…Mecha ¿Qué pas...?’
Le tiró un vaso de agua, se levantó y se fue corriendo sin querer mirar atrás. Las cosas no habían salido como ella quería. Necesitaba tiempo para pensar.

 (Continuará)

Escrito por @AnImaginaryBoy

miércoles, 17 de agosto de 2011

Capítulo V: Ahora o nunca

Cuando recobró el conocimiento, se encontraba en una habitación. Todo era blanco y una luz tenue provenía de la ventana.  Miró hacia un costado y lo vio a Hernán.
‘¡Mecha!  ¿Estás bien? Me preocupaste…’
‘¿Qué pasó? Tengo apenas flashes de lo que pasó…estaba en la calle, te vi y…’
‘Y te robaron, te golpearon, llamé a la policía y a la ambulancia. Te acompañé hasta acá con Laura’
‘¿Laura?’
‘Una amiga de la facultad, como una hermana casi…está abajo tomando un café ahora, me acompañó, estaba preocupada también’
Esas palabras sin dudas la tranquilizaron.
‘Estoy mareada, no entiendo nada…¿Cuánto tiempo voy a estar acá?’
‘El médico dijo que si todo sigue así, mañana te darían el alta’
Genial’
Estaba muy cansada, se dio vuelta y se acostó. Sentía cierta protección al saber que Hernán la estaba acompañando, su esperanza crecía cada vez más.
Al día siguiente le dieron el alta. Mecha no quería ir a su casa así que se quedó a dormir en la casa de Irene. Se pusieron al día con los chismes, y entre una cosa y otra le contó sobre Hernán.
‘Y vos seguí nomás. De última, no perdés nada’
‘Sí y no. Si yo le digo lo que siento quizás lo toma mal y no lo voy a ver ni siquiera como amigo, se va a borrar, asustar, no sé. Las cosas serán distintas si no sale ‘bien’, si es que no siente lo mismo’…’
‘Y bueno, hay que arriesgarse a veces’
Eran esas respuestas las que más le molestaban.’ Como si fuera fácil, ja!’ pensaba. Lo mejor, según ella, era esperar, darle tiempo al tiempo, cuando menos lo pensara, la oportunidad llegaría.
‘Son cosas que más o menos se ven. Lo percibís, más o menos podés ver lo que podría llegar a pasar’ le dijo Irene.
‘Puede ser. Pero no sé si actúa así por simpatía, porque realmente me aprecia como amiga o que quiere algo más’
‘Tenés que ir viéndolo eso’
Con cierta confianza pensó que al siguiente encuentro le diría la verdad.
Pasaron un par de días. Mecha y Hernán volvieron a encontrarse. El otoño llegaba a su fin y las noches comenzaban a alargarse. Las calles se encontraban cada vez más vacías y la paranoia del robo había quedado presente en Mercedes luego de aquel episodio. Hernán la había invitado a una conferencia que se realizaba en su facultad. Luego, irían a cenar por ahí. Aceptó no por interés a tal conferencia sino por él. Llegó allí y la gente la miraba raro. Un ambiente militante y político se podía observar desde la entrada. Entre la multitud, buscaba a Hernán. Lo encontró en las escalinatas repartiendo folletos a los que recién ingresaban.
‘¡Mecha!’
‘Hernán’
Se saludaron y pasaron a la galería principal de la facultad. Imágenes de un anciano con cierto aire de sabiduría se encontraban en las paredes. ‘El cambio es ahora’ decían los carteles. ‘Lo que tengo que hacer por amor’ pensaba ella. Las luces se apagaron y la conferencia empezó.
Dos horas y cuarto duró. Se quedó dormida pero se despertó por los aplausos.
‘¿Y qué te pareció?’
‘Muy emm coherente, tiene muy buenas ideas’ inventó Mecha
Finalmente se dirigieron a un bar. A medida que avanzaban, los latidos de ella eran más fuertes. ‘Es ahora o nunca’ pensaba. Tomaron la peatonal en Florida y entraron al bar.


(Continuará) 

Escrito por @AnImaginaryBoy 

martes, 16 de agosto de 2011

Capítulo IV: Entre otras cosas...

No pasaron días sino semanas hasta el próximo encuentro. Durante ese lapso, Mercedes sabía que el paso del tiempo le jugaría en contra. Su ego era un rompecabezas que se fragmentaba fácilmente. Y sin dudas no había peor enemigo que ella misma. Miraba un horizonte que se alejaba. Su única guía eran estrellas ciegas que pedían su propia luz. Cada instante que pensaba, sentía que lanzaba monedas a la fuente pidiendo siempre por el mismo deseo en vano.
 Durante esa transición de los días, ella pasó por muchas situaciones. El clima en su casa no era el mejor, las peleas entre sus padres eran cada vez más frecuentes y su hermana amenazaba con abandonarlos. Su abuela no se encontraba bien de salud por lo que tenía que ir a cuidarla más frecuente. En cuanto a la facultad, los finales estaban cada vez más cerca y el tiempo de estudio se acortaba. Noches de insomnio y angustia eran parte de su rutina. Se reunía cada vez más frecuentemente con sus amigos y solía quedarse hasta altas horas en la biblioteca de la facultad para esquivar su camino hacia su casa. Allí se desataba una gran tormenta que tardaría en cesar. Sentía una gran fascinación por huir. Vender sus cosas e irse a otro lugar. Empezar una nueva vida, lejos de todo y de todos. Allí, su único cable a tierra era ver a Hernán, que por el momento, no daba señales de vida.
Era la madrugada cuando recibió un llamado. Por un instante se esperanzó con que fuera Hernán, pero los ‘milagros no suceden por aquí’ pensó. Era Irene, su mejor amiga.
‘Mecha,  ¿Cómo andás?’
‘ Es…muy…temprano…¿Qué pasó?’
‘Nada, pensaba en vos y me preocupé, no te veía bien el otro día’
‘Ah, nada nada, cosas nomás, facultad, familia, amigos…entre otras cosas. No te preocupes, cosas que les doy más importancia que las que merecen’
‘Cosas… ¡Qué misteriosa andás!’
‘Mañana te cuento, ando dormida ahora, te llamo, ¿ok?’
‘Dale, no te olvides, eh’
Últimamente así eran sus conversaciones. Cortas, breves y sin dar mayores explicaciones.
Finalmente tras varios días, siglos para Mercedes, el encuentro con Hernán se dio lugar. Era un buen día para ella ya que había conseguido plata y gastaría algo en lo que más le gustaba: la música. Iba camino a una disquería a comprarse aquel ansiado Cd de ‘Es Tabú’. En medio del camino, en Santa Fe y Junín, lo vio a Hernán bajando del taxi. Pero no solo. A su lado, una chica lo acompañaba. Un extraño nudo en la garganta se apoderó de Mercedes. No sabía si huir o saludarlo. Pero no tuvo tiempo para plantearse hipótesis sobre quién era aquella chica. De la nada, tres sombras la arrinconaron contra la pared en plena avenida. ’Dame el celular, dale’. Golpes, gritos y amenazas se apoderaron de la noche. Le sacaron todo lo que tenía de valor. Lloraba angustiada. Una sirena fue lo último que escuchó hasta desvanecerse.

(Continuará)

Escrito por @AnImaginaryBoy

lunes, 15 de agosto de 2011

Capítulo III: En el bar

“Pensé que no vendrías,” dijo ella.
“No llevo reloj ni celular por eso no tengo conciencia del tiempo, perdón” dijo Hernán.
Si lo sabría ella.  ‘Como si no llevar un reloj fuera una manera de estar en contra del sistema’ pensaba. Aún así, esa actitud era lo que la atraía. Viendo que anochecía, decidieron ir a cenar a un bar de la zona.
Distintos cuadros surrealistas formaban parte de la decoración de aquel bar. ’Arte le dicen’ pensaba Mercedes. Quizás su ignorancia le impedía ver más allá de aquellos garabatos. Para romper el hielo su pensamiento tomó su voz.
‘Mirá esos cuadros…’Arte le dicen'’
Me parecen interesantes, hay que tener una mirada más aguda para valorarlos realmente. La gente está acostumbrado a lo concreto, a mi me parece más interesante lo abstracto, lo intangible.” Señaló Hernán.
¿Para qué habrá dicho eso? Sin dudas había comenzado con el pie izquierdo. La noche era larga y sería mejor que cambiara el rumbo.
-Cambiando de tema, ¿Qué estudias?-
‘Ciencias políticas. Siempre estuve interesado en el área, en mi casa siempre se hablaba de política así que de alguna manera me influyó. Ahora estoy militando y soy de ir a las marchas estudiantiles y hacer los carteles y esas cosas…’
‘Mirá vos, yo siempre fui ajena a la política, de hecho siempre fue motivo de discusión en las cenas familiares, así que prefiero evitar el tema’
‘Claro, igual implícitamente tenés ideologías’ argumentó Martín
‘Y sí. ¿En qué partido militás?- curioseó Mercedes
‘En el Partido Humanista’
‘Uh’ pensó Mercedes. En su mente siempre imaginaba situaciones y  en ese momento se le vino la imagen del encuentro de Martín y los padres de ella. Sobre todo por su padre. Siempre blasfemando contra los estudiantes militantes que se dedican a ‘perder el tiempo y no estudiar’ y se ‘dejan lavar el cerebro por políticas pseudo-progresistas ’. Así se imaginaba la situación y se empezaban a formar los primeros obstáculos.
Pasaron por diversos tópicos desde la música, ideas de viajes, hasta que llegaron a donde ella más quería pero que también temía…su situación sentimental.
‘Y decime, Mecha, ¿Estás en algo vos?’
‘¿A qué te referís?’ preguntó ella.
‘¿Soltera, de novia…casada, viuda?’ bromeó Hernán
‘Ah, nada, sola’
‘Ah’
‘¿Por?’
‘Nada, preguntaba’
‘¿Y vos?
Fueron unos pocos segundos que tardó en responder Hernán pero para ella fueron siglos. Le latía el corazón como nunca antes. Hernán tomó un poco de agua y le dijo:
‘También’
‘¿También qué?’
‘Solo… ¿Vos estuviste de novia?’ preguntó Hernán
‘Novia formalmente, nunca. Quizás porque nunca encontré a nadie que valiera la pena. No me va eso de ponerse de novia a las 2 semanas o 2 meses de conocer a alguien que sé yo soy medio rara' respondió ella
‘Claro, es verdad. Hay gente que dos semanas se conocen y empiezan con el cliché del noviazgo...¡Como si hace meses que estuvieran!

Lo que no sabía Mercedes es que en un futuro esas palabras la condenarían. Siguieron hablando hasta que se dio cuenta de lo tarde que se le había hecho. Se despidieron y prometieron volverse a ver.


(Continuará)


Escrito por @AnImaginaryBoy 



domingo, 14 de agosto de 2011

Capítulo II: El encuentro

Otro día más cobraba forma en la rutina de Mercedes. Pero no sería uno cualquiera. No pudo prestar atención a su clase en la facultad. No soportaba pensar toda aquella conversación y mucho menos saber que ese tema le preocupaba. Después de todo, Mercedes, no era más que una adolescente, aunque ella no se sentía parte de la especie. Había algo en su pequeño ser que no lograba entender y no sabía precisamente qué era. Era un día nublado en la ciudad. Se dirigía por Ayacucho y Córdoba en dirección a la plaza. Esperaría en el mismo punto de encuentro. Se detuvo en el kiosko y compró unos cigarrillos para calmar los nervios. Al llegar a la plaza se sentó en el mismo banco y se puso a observar su alrededor. Vendedores, jóvenes en skate y la gente que entraba y salía del subte formaban parte del paisaje urbano. Un joven universitario se acerca a Mercedes para hablar de política. Su mente lejos de las ideologías y propuestas de cambio, pensaba en otra cosa. Recordaba viejas conversaciones. En ese instante de momentánea soledad todo parecía ser diferente.
 Allí se encontraba esperando por su llegada. Él. Precisamente él era parte de sus problemas existenciales. Atormentada y preocupada a su próximo encuentro, ella seguía pensando. Los minutos pasaban e inconscientemente le comenzaban a temblar las manos. Su oculto sentimiento no la haría actuar como lo hacía normalmente. Miles de pensamientos pasaban por su cabeza, interrogantes, dudas, algunas respuestas. Los minutos seguían pasando, ella miraba de un lado al otro…pero no había signos de él. Anochecía y la ciudad tomaba un color diferente, las luces tenues guiaban a aquellos que volvían de la rutina. Su cabeza maquinaba como nunca antes, daba todo por perdido, miles de hipótesis que le carcomían la mente y esa angustia siempre presente. Odiaba la impuntualidad pero dada la situación sería capaz de tolerar y esperar todo lo necesario. Cuando estuvo a punto de rendirse y aceptar el hecho de que no vendría, apareció

(Continuará)

Escrito por @AnImaginaryBoy