Escritos Circulares

Prensa Independiente. Difundir Es La Tarea

Música Independiente

Diferentes artistas independientes de Chile, Argentina, Colombia, México, Venezuela, Perú, España, Ecuador, Brasil y Uruguay.

Literatura

En nuestra sección 'Literatura' encontrarás no sólo a los mejores autores clásicos sino también a los escritores amateurs.

Cine

Reseñas de películas y cortometrajes en nuestra sección dedicada al cine.

Recomendado del viernes

Todos los viernes te recomendamos un disco, un libro o una película para que disfrutes el fin de semana.

jueves, 28 de febrero de 2013

Especial Bandas Vive Latino 2013: Le Baron


Le Baron es una banda Indie originaria de la Cd. De México que nace en el 2004 y que rápidamente obtuvo buena importancia en el movimiento independiente local. En el 2006 graban su primer EP el cual incluye varias presentaciones en vivo desde el Hard Rock Café de México. 
El nombre de la banda surge a raíz de una caricatura en la cual uno de los personajes es llamado “Barón Ashura o Barón Ashl el Hemafrodita”.
En la actualidad promocionan su nuevo disco “Magnetismo Colectivo” álbum que contiene una rola que ha estado sonando últimamente en Radio y TV, “Celebrar”. 

Por: Richie Pérez


Celebrar-Le Baron

Más info:



miércoles, 27 de febrero de 2013

Artista indie de la semana: Gastón Massenzio

Gastón Massenzio es un músico oriundo de la ciudad de La Plata y que actualmente reside en la Ciudad de Buenos Aires. En 2010 editó su primer trabajo discográfico "Tributo a Elliott Smith", y un Simple instrumental llamado "Las Formas", éste último a través del sello Fuego Amigo Discos. Recientemente editó el simple "Lyd" adelanto de su primer álbum solista de diez canciones, "Lapsus", que sale en Marzo. Este material ha sido editado por Fuego Amigo Discos, grabado en Sonorico Estudio y co-producido por Ruba Hernán De Micheli. Además contó con la participación de músicos invitados como Lucas Herbin y Fernando Kabusacki. En cuanto al arte, estuvo a cargo del artista plástico Leonardo Cavalcante. En unas semanas seguramente les estaremos brindando una reseña de este trabajo. Mientras tanto, pueden escuchar un adelanto aquí:
 

Próximos shows:

  • El Sábado 2 de Marzo se presentará a las 22.30 en el Imaginario Cultural Bar (Bulnes 905).
  • El jueves 7 de marzo también brindará un show en La Casa del Árbol (Fitz Roy 2483, Palermo) a las 21 30 horas.
Más info:

martes, 26 de febrero de 2013

Entrevista en exclusiva a Nubes en mi Casa

Nubes en mi Casa es uno de los proyectos musicales más importantes de la escena musical independiente argentina. Para quienes recién conocen el sitio, hace dos años había una hecho una mini reseña de esta banda (leer más) cuando recién surgían algunas secciones como 'El artista indie de la semana'. He aquí que el sitio ha crecido y, con las ideas más claras, me he contactado con los chicos de Nubes para realizarles vía mail una mini entrevista con motivos de su viaje al SXSW 2013. 

1.  ¿Cómo están viviendo este momento previo al SXSW 2013?

Muy bien, con muchas ganas de tocar y poder hacer un buen show y conocer gente!

2.  Recuerdo que hace unos meses necesitaban fondos para poder participar de dicho evento, ¿Cómo surgió esta idea?

Jajaj ¡todavía los necesitamos! Creo que hasta el último día vamos a insistir con esto sino ¡nos endeudaremos con gusto!

3.  En cuanto a Me suelto y vuelvo ¿Cómo fue el proceso de creación y grabación?

El disco lo empezamos a demear en nuestra casa. Una vez que había una cantidad de canciones considerable fuimos al estudio y las volvimos a grabar, esta vez bajo la producción de Norman Mac Loughlin. Ahí también decidimos que temas iban y cuales no para que sea un disco homogéneo  algunos temas dieron giros más grandes en cuanto a la producción y algunos otros quedaron básicamente como los habíamos ideado en las maquetas. En este disco ademas tocó todas las baterías Hugo Amor, nuestro baterista, mientras Hernán y Norman se repartieron los demás instrumentos, las voces y los coros a cargo de Josefina y hubo invitados de lujo como Nicolás y Sebastián Kramer (Jaime Sin Tierra, El Robot bajo el Agua como para darle un poco más de vuelo.

Escuchá el disco entero aquí: 




4.  ¿Qué ventajas o desventajas ven con respecto al reemplazo evidente de los formatos virtuales al formato físico del CD?

Por lo que a nosotros respecta nos gusta tener el formato físico si un disco nos gusta mucho, tampoco nos molesta demasiado bajarlo pero es algo romántico el hecho de tener el disco en la mano y leer las letras y ver el arte mientras escuchás.

5.  Con respecto a la autogestión, ¿Qué ventajas/desventajas ven?

Bueno la autogestión es favorable en cuanto a la libertad artística, lo demás es remar.

6.  Hace unos días escuché que el indie es la antesala del Mainstream…Si les ofrecieran un contrato ¿Aceptarían o seguirían por el camino de la autogestión?

Depende del contrato jaja. La verdad es que todo el que está en la música sueña con poder desprenderse de toda la carga extramusical que conlleva tener un proyecto artístico...la cuestión es a que costo ¿no?

7.  Si bien fue una jornada complicada ¿Cómo vivieron el show en el Rosedal?

Para nosotros fue bastante natural solo tuvimos que acortar el show porque se venía el agua. La pasamos lindo, fue una nueva experiencia, nos gusta tocar al aire libre.

8.  ¿Cuáles son los próximos pasos en su vida musical?

Bueno como ya sabés primero es ir a tocar al festival SXSW; también tenemos en carpeta presentar un nuevo video clip que fue dirigido por Ezequiel Acuña, otro amigo de las bandas que la pelean desde abajo. Además, a mitad de año queremos ir a México para presentar por primera vez nuestros discos que fueron editados allí.  Nos gustaría tocar en lugares donde no fuimos todavía, primero el interior del país y quizás después Chile o Perú  donde tenemos una nueva edición del disco.

9.  ¿Qué artistas de la escena independiente local recomiendan escuchar?

Todavía estamos esperando el segundo disco de los Jackson Souvenirs, también nos gusta Manza que es un músico todo terreno, Coiffeur, El robot, La perla irregular, Valentín y los volcanes, Zelmar Garín, Los furies, Modulary las bandas con las cuales compartiremos escenario  en el SXSW: Mompox, Él Mató a un policía motorizado y Les mentettes.. ¡Y seguro se nos están escapando unas cuantas más..!

10. Para finalizar ¿Es posible o utópico pensar en que se puede vivir de la música?

Que es posible no me caben dudas pero "pegarla" no tendría que ser el leiv motiv de las bandas, es un camino arduo y si se cree en lo que se hace y se persiste tarde o temprano llegará el reconocimiento ¡Aunque sea familiar!


Los gigantes-Nubes en mi Casa



Entrevista realizada por:
Claudio D. Gómez para Escritos Circulares.

Más info de Nubes en:

lunes, 25 de febrero de 2013

Estreno: Amour (Por Juan Tranier)

La obra de Michael Haneke siempre fue difícil y esquiva a la hora de intentar aprehenderla, nunca tiene un sentido único y acepta múltiples lecturas. En principio, se puede hablar que una de las principales obsesiones de Haneke es el retrato despiadado de las clases altas europeas, sus modos y comportamientos cuando las situaciones apremian, el despertar de lo oculto y el desespero por mantener el statu quo. En la mayoría de sus películas se puede ver como un refugio de alta cultura y gran poder adquisitivo se vuelve frágil y resquebradizo ante una amenaza. Esta amenaza puede ser externa e intencional, como sucedía en Funny Games (1997, o su remake, hecha por el propio Haneke para el mercado estadounidense, en 2007), Código Desconocido (Code inconnu: Récit incomplet de divers voyages, 2000), o en Escondido (Caché, 2005); o bien puede ser interna y en el seno familiar, como en Benny’s Video (1992), en La Profesora de Piano (La Pianiste, 2001) o en La Cinta Blanca (Das Weiße Band, 2009). En Amour (2013) aparece un tercer tipo de amenaza en el cine de Haneke, y es la del orden de lo natural, en este caso, el paso del tiempo.

Fondo negro que abrupta y violentamente es interrumpido por el sonido y la imagen de un grupo de bomberos forzando la puerta principal y entrando al departamento de Georges y Anne, pareja octogenaria de ex profesores de música que viven su retiro en un coqueto departamento parisino, consumiendo alta cultura en la soledad de su fortaleza privada. Por el gesto de los agentes podemos comprender que el olor a encierro y putrefacción es insoportable. Ya en el dormitorio podemos ver a Anne recostada en la cama en avanzado estado de descomposición. Corte a negro y título del film en blanco; parco, seco. Este es el comienzo de la película, a partir de aquí, lo que veremos son los últimos meses de esta pareja antes del fin.

Georges y Anne vuelven de un concierto de música clásica (en la única y breve escena que transcurre fuera del departamento) y encuentran la puerta de su casa violentada; sin alarmarse, cierran todo y van a dormir como siempre. Pero Anne esa noche no puede dormir. A la mañana siguiente, durante el desayuno, Anne sufre un bloqueo, un desvanecimiento o una pérdida de memoria que llama la atención de Georges. Elipsis temporal que nos llevara más adelante en el tiempo en la que nos enteramos que Anne sufrió algún tipo de accidente cerebro-vascular, que fue operada y que ahora está volviendo a su hogar con el cuerpo paralizado y en silla de ruedas.

El acontecimiento de la puerta violentada es muy breve pero significativo, sirve para anticipar lo que ocurrirá al final y como disparador del malestar de Anne; de hecho, cualquier eco, persona o animal del exterior (una secuencia extraña incluye a Georges persiguiendo a una paloma que ingreso al departamento por una ventana) será considerado un ente extraño y poco bienvenido por la pareja, incluso su propia hija.

Georges decide cuidar de Anne y prescindir cualquier tipo de internación, pero el estado de Anne ira de mal en peor y Georges se verá sobrepasado, llegando a tomar medidas drásticas.

La pérdida del lugar cómodo y consolidado de la alta burguesía es una de las recurrentes en el cine de Haneke, como habíamos dicho anteriormente, la amenaza externa, la interna o la natural, vienen a sacudir y estremecer estas estructuras endebles. En el caso de la amenaza externa tenemos como ejemplo aFunnyGames, donde dos adolescentes acosan sádica y cruelmente a una familia acomodada en un fin de semana aterrador; o en Caché, donde un presentador cultural televisivo recibe una serie de videos que vulneran su privacidad e intimidad, revelando oscuros secretos de su infancia. En el caso de la amenaza interna se puede usar de ejemplo a Benny’s Video, donde los padres de un precoz asesino deciden ocultar el crimen de su hijo para no perder su posición social; o La Cinta Blanca, donde toda una pequeña comunidad encubre un accidente ¿casual? Y, finalmente, en Amour, es la amenaza natural, o el tiempo, el que pone en peligro las pequeñas comodidades burguesas.

En la obra de Haneke nunca hay un sentido cerrado y univoco, pero no es casual que las víctimas de las amenazas sean blancos acomodados pequeño-burgueses y que las amenazas sean de índole racial (Caché), social (Código Desconocido, Benny’s Video), o religioso (La Cinta Blanca).

Georges y Anne viven en un departamento muy bonito, refugio de la alta y vieja cultura europea, lleno de libros, pinturas y un soberbio piano de cola (a esta altura podemos afirmar que el departamento es un personaje más, con sus pliegues, formas y configuraciones propias); independientes y autónomos en su accionar. Pero la enfermedad de Anne viene a cuestionar esta situación, obligando a Georges a salir de su comodidad y atender a su convaleciente esposa. El malestar y frustración en la cara del amoroso esposo es notorio, ama a su esposa y no le queda otra alternativa, pero su situación es angustiante. El departamento, que antaño era hogar y dulce resguardo para pasar sus últimos días, hoy es una prisión, es un ambiente claustrofóbico y opresivo, que lentamente se ira deteriorando, como la mente y el cuerpo de Anne. La aparición de la hija de ambos, interpretada por IsabelleHuppert (que ya había actuado en La Profesora de Piano, otra historia oscura), viene a enfatizar la idea de repulsión y miedo de las clases altas al cambio, a la inestabilidad. Eva (Huppert) es músico profesional, viaja constantemente, tiene problemas sentimentales y es de lo único que habla cuando se enfrenta a su enferma madre, negando su condición. Georges la increpa dura pero realísticamente cuando su hija cuestiona los cuidados que se le están dando a su madre: “Hablemos seriamente –dice él-, ¿quién la va a cuidar? ¿Vos? ¿La vas a llevar a tu casa? ¿La vas a meter en un hospicio?”Y mete el dedo en la llaga, la preocupación está, el deseo de ayudar también, pero la verdad es que ella no desea verse involucrada.

De nuevo, los sentidos en las películas de Michael Haneke son esquivos, las interpretaciones, múltiples y variadas. Ahí están, para sumar confusión y ambigüedad las escenas con la paloma, los sueños opresivos de Georges, la mirada perdida de Anne, que parece estar viendo y sufriéndolo todo desde alguna dimensión lejana. Una mirada real, cruda y adulta sobre el peso del cuerpo, el deterioro de la mente, los límites del amor y la responsabilidad ante nuestra familia y seres queridos.

Párrafo aparte para las actuaciones de Jean-Louis Trintignant (Georges) y Emmanuelle Riva (Anne), viejas estrellas olvidadas del cine francés, que con hidalguía y estoicismo llevan adelante esta película sobre sus hombros, mostrando las imperfecciones de sus propios cuerpos, hablándonos directamente, en una especie de metalenguaje, en una puesta al abismo, siendo que ellos mismos están en el ocaso de sus vidas.

Amour, definitivamente, no es un film para todos, tiene sus tiempos internos propios, es una película de cámara, que avanza lenta y progresivamente, como la enfermedad de Anne, pero, también, es un film seco, duro, y absolutamente personal, sin sentimentalismo ni condescendencia, sin ceder un centímetro a los lugares comunes.


Por Juan E. Tranier


Ficha técnica:


Amour,  127’, FRA/ALE/AUS, Les Films Du Losange / X Filme Creative Pool / Wega Film
Dirección: Michael Haneke
Guión: Michael Haneke
Producción:Michael André, Stefan Arndt, Alice Girard, Daniel Goudineau, Veit Heiduschka, Hans-Wolfgang Jurgan, Michael Katz, Wolfgang Lorenz, Heinrich Mis, Margaret Ménégoz, Bettina Reitz, Bettina Ricklefs, UweSchott
Fotografía: Darius Khondji
Montaje:Nadine Muse, Monika Willi
Arte: Susanne Haneke, Sophie Reynaud
Reparto: Jean-Louis Trintignant, Emmanuelle Riva, Isabelle Huppert, Alexandre Tharaud

viernes, 22 de febrero de 2013

Recomendado del viernes: Felicidades (Cuentos Borgeanos)


"Después de tres años nuestros caminos se volvieron a unir." Tras la separación en el 2010, Cuentos Borgeanos vuelve al ruedo con distinta formación y, es por eso, que hoy uno de sus discos forma parte del recomendado del viernes. Se trata de "Felicidades” (2007), material de mucha relevancia en la historia de la banda ya que fue el impulso definitivo en cuanto a reconocimiento local. Canciones como “Eternidad”, "Jueves", "Mis palabras", “Felicidades” y “Océano”, los llevaron a ampliar las fronteras no sólo en cuanto a su público sino también en escenarios como el Pepsi Music (en el escenario principal); El Teatro; La Trastienda; Obras Sanitarias (junto a 30 Seconds To Mars); y River Plate (junto a The Police y Beck). Actualmente se encuentran grabando nuevo material y preparando los shows que tendrán lugar este año.




Lista de temas:

1. Cuenta despacio
2. Eternidad
3. Si despertás
4. Felicidades
5. Océano
6. Té verde
7. Romanticótico
8. Sortilegio
9. Jueves
10. Mis palabras
11. El ocaso de mis ídolos
12. Si morir


jueves, 21 de febrero de 2013

La reticencia de Lady Anne (Saki)

Egbert entró a la amplia y oscura sala como quien no está seguro si está entrando a un palomar o a una fábrica de bombas, pero que está preparado para cualquiera de las dos eventualidades. La habitual discusión doméstica a la hora del almuerzo no había tocado su fin, y la cuestión era saber hasta qué punto Lady Anne deseaba reanudar las hostilidades o renunciar a ellas. Su postura en el sillón junto a la mesa de té era casi elaboradamente rígida; en la penumbra de aquel atardecer de Diciembre, los lentes de Egbert no lo ayudaban a discernir la expresión de su rostro. A modo de intento de romper el hielo que pudiera flotar en la superficie, Egbert hizo un comentario sobre la mística luz que bañaba aquel instante. Tanto él como Lady Anne estaban acostumbrados a hacer esa observación entre las cuatro y media y las seis en las tardes de invierno y fines de otoño; era parte de su vida matrimonial. No había ninguna respuesta fija, y Lady Anne no dio ninguna. 

Don Tarquinio yacía tendido sobre la alfombra persa, gozando del calor de la chimenea con total indiferencia al posible mal humor de Lady Anne. Su pedigrí era tan inmaculadamente persa como el de la alfombra, y su pelaje ingresaba ya a la gloria de su segundo invierno. El sirviente, que tenía tendencias renacentistas, lo había bautizado Don Tarquino. Si hubiera sido por ellos, Egbert y Lady Anne lo hubieran llamado indefectiblemente Michifús, pero no eran obstinados. Egbert se sirvió una taza de té. Como el silencio no daba señales de romperse con iniciativa de Lady Anne, se dispuso a hacer otro esfuerzo. 

-Mi comentario durante el almuerzo tiene una aplicación puramente académica -anunció-. Tú pareces haberle dado un sentido personal innecesario... 

Lady Anne mantuvo su defensiva barrera de silencio. El pardillo llenó el intervalo con un aria de Ifigenia en Táuride. Egbert la reconoció de inmediato, porque era la única melodía que el pardillo silbaba, y había llegado a ellos con la reputación de hacerlo. Tanto Egbert como Lady Anne hubieran preferido algo de El alabardero del castillo, que era su ópera favorita. En materia artística, tenían gustos similares. Se inclinaban hacia el arte honesto y explícito; un cuadro, por ejemplo, que contara su historia con la generosa asistencia de un título. Un corcel sin jinete, con las guarniciones obviamente desarregladas, que entra a un patio lleno de mujeres desfallecientes, y que lleva el título “Malas Noticias” les sugiere sin dudas una catástrofe militar. Pueden comprender lo que significa y explicarlo a amigos de menor inteligencia. El silencio continuaba. Como regla general, el descontento de Lady Anne se volvía articulado y marcadamente locuaz después de cuatro minutos de silencio introductorio. Egbert tomó la jarra de leche y sirvió un poco en el platillo de Don Tarquino. Como el plato estaba lleno ya hasta el tope, una desagradable inundación fue el resultado. Don Tarquino la observó con sorprendido interés, que se transformó de a poco en elaborada indiferencia cuando Egbert le ordenó que bebiera lo que se había derramado. Don Tarquino estaba preparado para desempeñar muchos roles en la vida, pero el de aspiradora no era uno de ellos. 

-¿No crees que estamos comportándonos como unos tontos? -preguntó Egbert jovialmente. 
Si Lady Anne lo pensaba, no lo dijo. 
-La culpa ha sido en parte mía -continuó Egbert, con menor jovialidad-. Después de todo, soy un ser humano... Pero tú pareces olvidar que no soy más que un ser humano... 

Insistió en ese punto como si se hubiera sugerido infundadamente que su constitución se asemejaba a la de un sátiro, con prolongaciones cabrunas donde finalizaba lo humano. 
El pardillo recomenzó su aria de Ifigenia en Táuride. Egbert comenzó a deprimirse. Lady Anne no estaba bebiendo su té. Tal vez no se sentía del todo bien. Pero cuando Lady Anne no se sentía del todo bien, no solía mostrarse reticente al respecto. “Nadie sabe lo que me hacen sufrir las indigestiones” era una de sus frases favoritas, pero esa falta de conocimiento sólo podía deberse a la audición defectuosa de los demás, pues la cantidad de información disponible sobre el tema hubiera suministrado material suficiente para una monografía. Evidentemente, Lady Anne no se sentía bien. Egbert comenzó a pensar que no merecía el trato que estaba recibiendo. Naturalmente comenzó a hacer concesiones. 

-Me atrevería a decir -observó, moviéndose hacia el centro de la alfombra tanto como le permitió Don Tarquino- que la culpa fue mía. Deseo, si puedo hacer así que las cosas vuelvan a ser felices, emprender una vida mejor... 

Se preguntaba vagamente cómo sería posible hacer esto. En la edad madura, las tentaciones aparecían sin mayor insistencia, como un niño pobre que pide sus regalos de navidad en febrero por la simple razón de no haberlos recibido en diciembre. No tenía más intención de sucumbir a las tentaciones que la que tenía de adquirir los cuchillos de pescado y las estolas de piel que las damas se ven obligadas a sacrificar a través de las columnas de avisos durante doce meses al año. Sin embargo, había algo impresionante en su voluntaria renuncia a posibles enormidades latentes. Lady Anne no dio señales de estar impresionada. 
Egbert la miró nervioso a través de sus anteojos. Llevar la peor parte de una discusión con ella no era experiencia nueva. Llevar la peor parte de un monólogo era una novedad humillante. 

-Debo ir a vestirme para la cena -anunció en un tono en el que intentó poner alguna sombra de severidad. Antes de cerrar la puerta, un acceso final de debilidad lo impulsó a hacer un nuevo intento: 
-¿No estamos comportándonos como unos tontos? 
-Como un tonto, sí -fue el comentario mental de Don Tarquino al cerrarse la puerta detrás de Egbert. Luego levantó en el aire sus patas aterciopeladas y saltó suavemente sobre un estante de libros inmediatamente inferior a la jaula del pardillo. Era la primera vez que parecía notar la existencia del pájaro, pero estaba llevando a cabo un plan de acción largamente meditado. El pardillo, que se había creído una especie de déspota, se encogió de repente hasta casi la tercera parte de su tamaño normal, para sucumbir luego con un inútil aleteo y estridentes chillidos. Había costado 27 chelines sin la jaula, pero Lady Anne no dio señales de intervenir. Hacía dos horas que estaba muerta. 

miércoles, 20 de febrero de 2013

Sergio Lagos (Cl) presenta videoclip


En menos de 4 días de que se hiciera público, "Ayer" el tercer video clip de SERGIO LAGOS perteneciente al álbum Irreversible, ya ha sido visto por más de 8,000 personas.
Un homenaje a Valparaíso, una impresionante visual y entorno de las calles de la ciudad porteña, es el telón de fondo para que SERGIO LAGOS de rienda suelta junto al Director del video Andrés Mardones, a la magia y el misterio que se esconde en cada uno de los recovecos de la ciudad.
Con espectaculares tomas aéreas y una filmación que se realizó la noche de año nuevo del 2013, "Ayer" es uno de los clips con mayor trasfondo estético realizados hasta el momento del álbum "Irreversible" y , sin duda, uno que promete dejar huella por su contenido e historia, el clip cuenta con la participación de la actriz Geraldine Neary.

 
  
"La idea desde un comienzo fue que hiciéramos historias con pequeñas ingredientes que nos sacan de la realidad que conocemos".... expresa Andrés Mardones 
 
En casi 4 días, “Ayer” ya es uno de los clips más vistos en las redes sociales de Chile. Cabe destacar que "Ayer", también ha sido publicado en las webs más importantes de música de España, México, Argentina, Venezuela, Ecuador, entre otros.

Equipo:
Director: Andrés Mardones
Productor: Carlos Lizana
Director de Fotografía: Ian O'Connor
Actriz: Geraldine Neary
Asistente de Producción - 2da Cámara: Sebastián Lavados
Helicámara: Daniel Doren -- Octocam
Montaje: Martín Hernández
Web, Edición y diagramación: María Ángeles Sánchez
Diseño web: María Ángeles Sánchez - Nataly Quiroga

 

martes, 19 de febrero de 2013

Artista indie de la semana: SEGBA

Cuando recibimos el mail, nos preguntamos ¿Cómo puede ser que no los hemos mencionado aún en el sitio? Si acaso hemos bajado su material hace unos años en Zona Indie y los hemos escuchado en vivo. En fin, más vale tarde que nunca. Juan Pablo Furneri (batería), Damian Colmegna (bajo y coros) y Leonardo Azevedo (guitarra, voz, programaciones y teclados) forman parte de SEGBA, banda oriunda de Quilmes. A continuación un poco más sobre ellos.


Cuando hablamos de SEGBA no se trata de la antigua empresa estatal de electricidad sino de este grupo quilmeño que tiene en su haber dos ep's, 'Canciones que no suenan en la radio'(2011) y 'Mañana ya es tarde' (2012). Ha tocado junto a conocidos artistas de la escena independiente nacional como Srta Carolina (quien participa en un videoclip), Excursiones Polares, Trémolo, Sebastián Rubin, Impermeables y Agosto, entre otros. En cuanto a producciones visuales, cuenta con 2 videoclips (Todo lo que fue, Me caigo y me levanto). 


Todo lo que fue (SEGBA y Srta Carolina)

En cuanto a su último material (Mañana ya es tarde), cuenta con diez canciones y fue grabado, mezclado y masterizado en los meses de julio y agosto de 2011 en Resientelo Estudio por Ale Pugliese y Salvador Ballesta. Abordando la temática del futuro (Será, Mañana ya es tarde), los chicos de SEGBA mantienen el pulso frenético al ritmo de bajo, batería y riffs eléctricos a lo largo de los diez tracks (N.d.R ¿Acaso podría decirse todas con destino de hit?) para saciar nuestra necesidad de ritmos vertiginosos. El punto más alto es 'Todo lo que dejamos atrás', tema en el cual la batería junto a la atmósfera recreada por la guitarra le dan ese salto de calidad al disco. Además, el hecho de contar con invitados como Señorita Carolina, Roy Milan Johansen, Valeria Marmo y Ale Pugliese le da un plus más que interesante. Para finalizar sólo se recomienda una cosa: poné play, relajate, disfrutá, bailá, cantá y dejate llevar por SEGBA.


Más info en:

lunes, 18 de febrero de 2013

Estreno: "Mala" de I.A.Caetano (Por Juan E. Tranier)


Sería muy fácil usar el título de la película como adjetivo calificativo de la misma, así que, para salirnos de los lugares comunes, intentaremos ver que es lo que hace a Mala (2013) un film tan flojo.
Lo primero que voy a hacer es abandonar el tono neutro que utilicé en las ultimas reseñas y hacerme cargo de que lo que lo que se leerá a continuación es absolutamente subjetivo y personal (siempre lo es, pero al no utilizar la primera persona pareciera que lo que se dice es una verdad irrefutable): Israel AdriánCaetano (IAC a partir de ahora) es uno de los directores nacionales que más interés me despiertan, sus películas son imperfectas, desprolijas y urgentes, pero están vivas, son enérgicas y transmiten pasión. Cada nuevo estreno de IAC, tanto en cine como en televisión, me provoca mucha excitación y ansiedad; quiero ver cada plano nuevo, cada nueva escena híper adrenalínica, cada nuevo personaje obsesivo, histérico y desesperado nos presentará. La primer película de él que vi fue Un Oso Rojo (2002): al salir de la función no podía creer lo que había visto, era una especie de western del conurbano profundo, suscribiendo a todas las reglas del género, pero dentro  de un universo nuevo y personal (¡las calles de tierra, el héroe solitario, el duelo final!). Inmediatamente corrí  a ver Bolivia (2001) y La Expresión del Deseo (1998), este último, mediometraje soberbio. Años antes, IAC había co-dirigido Pizza , Birra, Faso (1997) junto a Bruno Stagnaro, en ese momento esto yo no lo sabía y cuando se estrenó Okupas (2001) en televisión asumí que la película era de Stagnaro. Con esto quiero decir que claramente se podía ver una marca autoral y de género en IAC, ideas concisas y potentes, escena muy planificadas y con un dinamismo en el montaje interno y de edición pocas veces visto en el cine nacional. Luego de esto atravesó un breve derrotero que lo llevo transitar algunos cortos, mediometrajes, telefilms y series para tv por encargo que quizás no fueron tan felices (Tumberos [2002], Disputas [2003], Sexo Seguro [2007], entre otros) pero que eran abiertamente experimentales desde lo formal y tenían un gran atractivo que la chatura que la tv no suele ofrecer. Su siguiente y esperadísimo film fue Crónica de una Fuga  (2006), relato sobre la detención, cautiverio, tortura y escape del jugador de fútbol Claudio Tamburrini del centro de detención clandestino conocido como La Mansión Seré. Lo novedoso del enfoque de IAC en esta oportunidad era que para contar esta historia se paraba, de nuevo, con una pata en el género, en este caso, el cine de terror. La mansión y los torturadores eran representados como una casa embrujada y diabólica y como unos asesinos sádicos y espantosos, respectivamente (los planos en picado y contrapicado, la iluminación debajo de las puertas, los planos exteriores de la casa).
En el 2010 llegó Francia, una historia chiquita y personal, de cámara, con pocos personajes y en locaciones reales, ya abandonando la temática social, los coqueteos con el cine de género y abordando su propia historia personal (la separación de un matrimonio vista desde la perspectiva de su hija).
Y, finalmente, llegamos a Mala (2013). Una vez más, algunas más, otras menos, el cine de IAC siempre me gustó: no son obras maestras ni películas perfectas pero son vibrantes y no toman al espectador como un sujeto pasivo. Pero, algo ocurrió con Mala, una falla en el sistema que IAC había ideado, un error de cálculo, una mala movida, no sé bien como definirlo, pero voy a intentar explicarlo.
Rosario es una sicaria que mata hombres que maltratan a las mujeres; golpeadores, abusadores. Rosario es atrapada por la policía al comienzo de la película y liberada por un extraño personaje discapacitado y en silla de ruedas interpretado por Ana Celentano. Rosario recibe el encargo de hacer sufrir a cierto hombre que lastimó al personaje de Celentano en el pasado. Rosario empieza a descubrir que las cosas no son lo que parecen y que las definiciones de víctima y victimario pueden seralgo laxas.
Primer problema, Rosario es interpretada por cuatro actrices diferentes: Liz Solari, Brenda Gandini, María Duplaá y Florencia Raggi, esta última como eje al que siempre se vuelve. No es necesariamente malo que varios actores interpreten al mismo personaje, pero ese mecanismo tiene que estar justificado de alguna manera (como sucedía en El Imaginario del Dr. Parnassus [The Imaginarium of Doctor Parnassus, 2009] de Terry Gilliam, donde Heath Ledger era reinterpretado por Johnny Depp, Colin Farrell y Judd Law), aquí parece ser caprichoso y no responde a ninguna pauta narrativa o a la lógica interna del argumento.
Segundo problema, a las escenas de acción les falta ritmo, dinámica, hay errores groseros de continuidad y no tienen el nervio suficiente para tensar o hacer sentir que a Rosario le pueda llegar a pasar algo.
Tercer problema, la música incidental creada por Sebastian Escofet (a quien admiro profundamente y que recomiendo fervientemente todos sus discos) es paupérrima, sin vuelo y siempre igual, sin jamás destacar ningún momento o sin abandonar la misma idea desde que comienza hasta que termina la película, generando más un zumbido molesto que otra cosa.
Cuarto problema, el casting, ninguna de las actrices, a excepción de Florencia Raggi es creíble, Rafael Ferro parece estar en piloto automático, Arturo Goetz no pronuncia una sola palabra y todos los extras parecen ser decorado o utilería, sin mencionar a Juana Viale, que no parece alcanzar el registro que su personaje pedía.
Quinto problema, y probablemente el más grave, el argumento, es inverosímil y hace aguas por todos lados: sin este apoyo fundamental es lógico que todos los puntos que mencioné anteriormente no funcionaran. IAC parece que tiene una buena idea entre manos pero no logra remontarla, intenta combinar el policial con el melodrama pero la trama se vuelve tan enrevesada y con tan poco sentido del humor que uno no termina de meterse en la película. Hay guiños cinéfilos (los planos y la escena del Torino rojo son un homenaje a Christine [1983] la gran película de John Carpenter; la escena final y El Mundo Según Garp [The World According toGarp, 1982, George roy Hill]) que no alcanzan a tapar el malestar que uno siente al ver esta película.
Lo repito de vuelta, IAC es, junto a Lisandro Alonso, Lucrecia Martel, Pablo Tapero, Fabian Bielinski y algunos más, de mis directores nacionales favoritos y siempre espero cada nuevo film de él con mucha expectativa, espero que este sea un paso en falso y vuelva a recuperar la forma para su próximo proyecto; ahí estaré yo, en primera fila para aplaudirlo.

Por Juan E.Tranier



Ficha técnica:


Mala, 93’, ARG, La Expresión del Deseo / Magma Cine
Dirección: IsraealAdrianCaetano
Guión: Israel AdrianCaetano, Bruno Hernández, Luciana Piantanida
Producción: Aníbal Esmoris, Vérane Frédiani, Juan Pablo Gugliotta, Diego Ledesma, Franck Ribière, Tomas Scillama, Ana Laura Urriza, Natalia Videla Peña
Fotografía: Diego Poleri
Montaje: Mario Sandoval
Música: Sebastián Escofet
Reparto: Florencia Raggi, Liz Solari, Brenda Gandini, MariaDuplaá, Rafael Ferro, Ana Celentano,  Juana Viale, Arturo Goetz 
Página oficial de Facebook:
Trailer:

viernes, 15 de febrero de 2013

Recomendado del viernes: Himno de mi corazón (Los Abuelos de la Nada)

Los abuelos de la nada fue una de las bandas, a mi juicio, más importantes e influyentes de la escena nacional en los 80'. La admiración que despertaba Miguel, no sólo por su postura en el escenario y calidad poética de sus canciones sino también por su humildad. En una banda en la cual había grandes egos y talentos, en otros casos, hubiese sido muy difícil no despertar ciertos roces. Pero no es el caso de los Abuelos. Miguel no centraba toda el poderío del grupo en su figura. Le daba espacios para que se lucieran, para que participaran en la composición...Él no buscaba llevarse todo el crédito. Y eso, sin dudas, se refleja en este disco. Si bien Miguel era la voz de la banda, en temas como 'Hombre Lobo', 'En línea' y 'No puedo decirte no', la  voz líder es Andrés Calamaro. Lo mismo ocurre con 'La fórmula del éxito', en la cual Bazterrica se encarga de cantar. Además, otra perlita. En el tema 'Lunes por la Madrugada', Cachorro López recibió ayuda de parte de Miguel en la letra. Cuando la fue a registrar, le preguntó a Abuelo si quería formar parte de los créditos del tema y él se negó dándole todo el protagonismo a López. Para entender un poco más la grandeza de esta banda, fíjense sólo en las figuras solistas que surgieron luego de la disolución del grupo (Calamaro, Cachorro López y Bazterrica) que aun hoy siguen siendo de gran relevancia para nuestra escena local. Para cerrar, los dejo con una obra maestra, 'Himno de mi corazón':



Lista de temas:


1. «Lunes por la madrugada» 3:14
2. «Hombre Lobo» 3:39
3. «En la fuente de la unión» 3:45
4. «Vasos y besos» 3:47
5. «Menage a Trois» 3:53
6. «Himno de mi corazón» 5:04
7. «En línea» 3:10
8. «Medita Sol» 2:32
9. «La fórmula del éxito» 2:55
10. «No puedo decirte no» 4:08

Por: Claudio D. Gómez




Se confirma la grilla del SXSW 2013

Más de 220 bandas y solistas de todo el mundo forman parte de la grilla del SXSW 2013. Les Mentettes, El Mató a un Policía Motorizado, Mompox y Nubes en mi Casa son los representantes nacionales en esta 27ma edición del festival . 

El Festival SXSW (South by Southwest) se realizará entre el 8 y el 17 de marzo de este año en la ciudad de Austin, Texas. Este magno evento multicultural creado en 1987 no sólo reúne artistas de todo el mundo sino que también ofrece congresos y conferencias de películas, multimedios y tecnología, que tienen lugar cada primavera. 

Más de 220 bandas y solistas de todo el mundo forman parte de la grilla del SXSW 2013, entre las cuales se destacan Sharon Jones and the Dap-Kings,The Flaming Lips, Divine Fits, Heartless Bastards, Killer Mike, The Death Set, Kitty Pryde,MØm Roadkill Ghost Choir,  Disclosure,  alma Violets, The So So Glos, Guards, The Pass, Joey Bada$ y MØ, entre otros.
Por nuestro lado, nosotros tenemos nuestros representantes. El Mató a un Policía Motorizado, Les Mentettes, Mompox y Nubes en mi Casa, son las bandas argentinas que participaran del SXSW 2013 y tocarán el día miércoles 13 de marzo. Para más información de la grilla, click aquí.






jueves, 14 de febrero de 2013

Especial Vive Latino 2013: Dapuntobeat


Antes que nada me complace anunciarles que ya salieron los horarios en los que las bandas tendrán su presentación, los pueden chequear a través de www.vivelatino.com.mx . Ahí pueden además ver los horarios, días en los que tocarán cada una de las bandas, y mucho más.
Dapuntobeat, banda creada en 1998 en el DF de la Cd. De México que, al igual que la banda mencionada la semana pasada, combina la electrónica pero ahora con fuentes digitales programadas con instrumentos.
Actualmente llevan dos discos editados, "Velodrom" y "Off The Record". Actualmente se encuentran terminando su tercer disco, que saldrá a la venta a principios de 2013, del cual se desprende un sencillo llamado “necesito cambiar” a dueto con una belleza de mujer llamada Javiera Mena.
Con esta presentación Dapuntobeat suma 2 apariciones en el Vive Latino, la primera fue en el 2010 haciendo un mega show ¡con mucho baile, desmadre y más!
Es una de las bandas que obligatoriamente tienes que ver en vivo, sentir su energía su adrenalina y, en especial, su buena onda.


Necesito cambiar-Dapuntobeat (Ft. Javi Mena)


Por: “El Richie” Pérez.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Cuentos para tahúres (Rodolfo Walsh)

 Salió no más el 10 -un 4 y un 6- cuando ya nadie lo creía. A mí qué me importaba, hacía rato que me habían dejado seco. Pero hubo un murmullo feo entre los jugadores acodados a la mesa del billar y los mirones que formaban rueda. Renato Flores palideció y se pasó el pañuelo a cuadros por la frente húmeda. Después juntó con pesado movimiento los billetes de la apuesta, los alisó uno a uno y, doblándolos en cuatro, a lo largo, los fue metiendo entre los dedos de la mano izquierda, donde quedaron como otra mano rugosa y sucia entrelazada perpendicularmente a la suya. Con estudiada lentitud puso los dados en el cubilete y empezó a sacudirlos. Un doble pliegue vertical le partía el entrecejo oscuro. Parecía barajar un problema que se le hacía cada vez más difícil. Por fin se encogió de hombros.
  -Lo que quieran... -dijo.
  Ya nadie se acordaba del tachito de la coima. Jiménez, el del negocio, presenciaba desde lejos sin animarse a recordarlo. Jesús Pereyra se levantó y echó sobre la mesa, sin contarlo, un montón de plata.
  -La suerte es la suerte -dijo con una lucecita asesina en la mirada-. Habrá que irse a dormir.
  Yo soy hombre tranquilo; en cuanto oí aquello, gané el rincón más cercano a la puerta. Pero Flores bajó la vista y se hizo el desentendido.
  -Hay que saber perder -dijo Zúñiga sentenciosamente, poniendo un billetito de cinco en la mesa. Y añadió con retintín-: Total, venimos a divertirnos.
  -¡Siete pases seguidos! -comentó, admirado, uno de los de afuera.
   Flores lo midió de arriba abajo.
  -¡Vos, siempre rezando! -dijo con desprecio.
  Después he tratado de recordar el lugar que ocupaba cada uno antes de que empezara el alboroto. Flores estaba lejos de la puerta, contra la pared del fondo. A la izquierda, por donde venía la ronda, tenía a Zúñiga. Al frente, separado de él por el ancho de la mesa del billar, estaba Pereyra. Cuando Pereyra se levantó dos o tres más hicieron lo mismo. Yo me figuré que sería por el interés del juego, pero después vi que Pereyra tenía la vista clavada en las manos de Flores. Los demás miraban el paño verde donde iban a caer los dados, pero él sólo miraba las manos de Flores.
  El montoncito de las apuestas fue creciendo: había billetes de todos tamaños y hasta algunas monedas que puso uno de los de afuera. Flores parecía vacilar. Por fin largó los dados. Pereyra no los miraba. Tenía siempre los ojos en las manos de Flores.
  -El cuatro -cantó alguno.
  En aquel momento, no sé por qué, recordé los pases que había echado Flores: el 4, el 8, el 10, el 9, el 8, el 6, el 10... Y ahora buscaba otra vez el 4.
  El sótano estaba lleno del humo de los cigarrillos. Flores le pidió a Jiménez que le trajera un café, y el otro se marchó rezongando. Zúñiga sonreía maliciosamente mirando la cara de rabia de Pereyra. Pegado a la pared, un borracho despertaba de tanto en tanto y decía con voz pastosa:
  -¡Voy diez a la contra! -Después se volvía a quedar dormido.
  Los dados sonaban en el cubilete y rodaban sobre la mesa. Ocho pares de ojos rodaban tras ellos. Por fin alguien exclamó:
  -¡El cuatro!
  En aquel momento agaché la cabeza para encender un cigarrillo. Encima de la mesa había una lamparita eléctrica, con una pantalla verde. Yo no vi el brazo que la hizo añicos. El sótano quedó a oscuras. Después se oyó el balazo.
  Yo me hice chiquito en mi rincón y pensé para mis adentros: "Pobre Flores, era demasiada suerte". Sentí que algo venía rodando y me tocaba en la mano. Era un dado. Tanteando en la oscuridad, encontré el compañero.
  En medio del desbande, alguien se acordó de los tubos fluorescentes del techo. Pero cuando los encendieron, no era Flores el muerto. Renato Flores seguía parado con el cubilete en la mano, en la misma posición de antes. A su izquierda, doblado en su silla, Ismael Zúñiga tenía un balazo en el pecho.
  "Le erraron a Flores", pensé en el primer momento, "y le pegaron al otro. No hay nada que hacerle, esta noche está de suerte."
  Entre varios alzaron a Zúñiga y lo tendieron sobre tres sillas puestas en hilera. Jiménez (que había bajado con el café) no quiso que lo pusieran sobre la mesa de billar para que no le mancharan el paño. De todas maneras ya no había nada que hacer.
  Me acerqué a la mesa y vi que los dados marcaban el 7. Entre ellos había un revólver 48.
  Como quien no quiere la cosa, agarré para el lado de la puerta y subí despacio la escalera. Cuando salí a la calle había muchos curiosos y un milico que doblaba corriendo la esquina.
   Aquella misma noche me acordé de los dados, que llevaba en el bolsillo -¡lo que es ser distraído!-, y me puse a jugar solo, por puro gusto. Estuve media hora sin sacar un 7. Los miré bien y vi que faltaban unos números y sobraban otros. Uno de los "chivos" tenía el 8, el 4 y el 5 repetidos en caras contrarias. El otro, el 5, el 6 y el 1. Con aquellos dados no se podía perder. No se podía perder en el primer tiro, porque no se podía formar el 2, el 3 y el 12, que en la primera mano son perdedores. Y no se podía perder en los demás porque no se podía sacar el 7, que es el número perdedor después de la primera mano. Recordé que Flores había echado siete pases seguidos, y casi todos con números difíciles: el 4, el 8, el 10, el 9, el 8, el 6, el 10... Y a lo último había sacado otra vez el 4. Ni una sola clavada. Ni una barraca. En cuarenta o cincuenta veces que habría tirado los dados no había sacado un solo 7, que es el número más salidor.
  Y, sin embargo, cuando yo me fui, los dados de la mesa formaban el 7, en vez del 4, que era el último número que había sacado. Todavía lo estoy viendo, clarito: un 6 y un 1.
  Al día siguiente extravié los dados y me establecí en otro barrio. Si me buscaron, no sé; por un tiempo no supe nada más del asunto. Una tarde me enteré por los diarios que Pereyra había confesado. Al parecer, se había dado cuenta de que Flores hacía trampa. Pereyra iba perdiendo mucho, porque acostumbraba jugar fuerte, y todo el mundo sabía que era mal perdedor. En aquella racha de Flores se le habían ido más de tres mil pesos. Apagó la luz de un manotazo. En la oscuridad erró el tiro, y en vez de matar a Flores mató a Zúñiga. Eso era lo que yo también había pensado en el primer momento.
  Pero después tuvieron que soltarlo. Le dijo al juez que lo habían hecho confesar a la fuerza. Quedaban muchos puntos oscuros. Es fácil errar un tiro en la oscuridad, pero Flores estaba frente a él, mientras que Zúñiga estaba a un costado, y la distancia no habrá sido mayor de un metro. Un detalle lo favoreció: los vidrios rotos de la lamparita eléctrica del sótano estaban detrás de él. Si hubiera sido él quien dio el manotazo -dijeron- los vidrios habrían caído del otro lado de la mesa de billar, donde estaban Flores y Zúñiga.
  El asunto quedó sin aclarar. Nadie vio al que pegó el manotazo a la lámpara, porque estaban todos inclinados sobre los dados. Y si alguien lo vio, no dijo nada. Yo, que podía haberlo visto, en aquel momento agaché la cabeza para encender un cigarrillo, que no llegué a encender. No se encontraron huellas en el revólver, ni se pudo averiguar quién era el dueño. Cualquiera de los que estaban alrededor de la mesa -y eran ocho o nueve- pudo pegarle el tiro a Zúñiga.
  Yo no sé quién habrá sido el que lo mató. Quien más quien menos tenía alguna cuenta que cobrarle. Pero si yo quisiera jugarle sucio a alguien en una mesa de pase inglés, me sentaría a su izquierda, y al perder yo, cambiaría los dados legítimos por un par de aquellos que encontré en el suelo, los metería en el cubilete y se los pasaría al candidato. El hombre ganaría una vez y se pondría contento. Ganaría dos veces, tres veces... y seguiría ganando. Por difícil que fuera el número que sacara de entrada, lo repetiría siempre antes de que saliera el 7. Si lo dejaran, ganaría toda la noche, porque con esos dados no se puede perder.
  Claro que yo no esperaría a ver el resultado. Me iría a dormir, y al día siguiente me enteraría por los diarios. ¡Vaya usted a echar diez o quince pases en semejante compañía! Es bueno tener un poco de suerte; tener demasiada no conviene, y ayudar a la suerte es peligroso...
  Sí, yo creo que fue Flores no más el que lo mató a Zúñiga. Y en cierto modo lo mató en defensa propia. Lo mató para que Pereyra o cualquiera de los otros no lo mataran a él. Zúñiga -por algún antiguo rencor, tal vez- le había puesto los dados falsos en el cubilete, lo había condenado a ganar toda la noche, a hacer trampa sin saberlo, lo había condenado a que lo mataran, o a dar una explicación humillante en la que nadie creería.
  Flores tardó en darse cuenta; al principio creyó que era pura suerte; después se intranquilizó; y cuando comprendió la treta de Zúñiga, cuando vio que Pereyra se paraba y no le quitaba la vista de las manos, para ver si volvía a cambiar los dados, comprendió que no le quedaba más que un camino. Para sacarse a Jiménez de encima, le pidió que le trajera un café. Esperó el momento. El momento era cuando volviera a salir el 4, como fatalmente tenía que salir, y cuando todos se inclinaran instintivamente sobre los dados.
  Entonces rompió la bombita eléctrica con un golpe del cubilete, sacó el revólver con aquel pañuelo a cuadros y le pegó el tiro a Zúñiga. Dejó el revólver en la mesa, recobró los "chivos" y los tiró al suelo. No había tiempo para más. No le convenía que se comprobara que había estado haciendo trampa, aunque fuera sin saberlo. Después metió la mano en el bolsillo de Zúñiga, le buscó los dados legítimos, que el otro había sacado del cubilete, y cuando ya empezaban a parpadear los tubos fluorescentes, los tiró sobre la mesa.
  Y esta vez sí echó clavada, un 7 grande como una casa, que es el número más salidor...